Historia de Solavieya

Nacimiento y desarrollo de Solavieya

Solavieya es una construcción antigua de planta cuadrada de tres pisos, que evoca los edificios florentinos renacentistas. Sus jardines, perfectamente conservados, se diseñaron en armonía y equilibrio con el edificio al que debían acompañar.

Esta finca, pertenenecía a García Sol, un personaje cargado de resonancias sociales durante el primer tercio del siglo XX en Gijón. Más tarde, esta propiedad pasó por diversas manos hasta que en 1961, un grupo de personas compraron el inmueble y los terrenos, con el fin de convertirlos en casa de retiros y convivencias cerca de Gijón. Cuenta Luis Adaro, que gracias al préstamo concedido por una Caja de Ahorros astuariana, más la aportación generosa de mucha gente, se consiguió el dinero para comprar la finca y empezar las obras de acondicionamiento de la casa de retiros.